14 detenidos en Lleida, Zaragoza y Huesca por engorde ilegal de ganado bovino.

 

La Guardia Civil ha detenido a 14 personas, diez hombres y cuatro mujeres de entre 43 y 73 años, en las provincias de Lleida, Zaragoza y Huesca acusados de engordar ilegalmente ganado bovino.

 

Se les acusa de supuestos autores de un delito continuado contra la salud pública, falsedad documental y pertenencia a grupo criminal organizado.

 

La operación, bautizada como Pakito’s’, comenzó cuando a finales de 2014 el Seprona de la Guardia Civil de Huesca tuvo conocimiento de presuntas prácticas de engorde ilegal de ganado bovino en granjas de las comarcas de la Litera y el Bajo Cinca.

 

Las diligencias fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción 1 de Monzón (Huesca), ya que apuntaban a que presuntamente se estaban suministrando productos promotores ilegales de crecimiento y sustancias prohibidas beta-antagonistas para el engorde ilegal, en diferentes explotaciones de ganado bovino en granjas de Huesca y Zaragoza y su posterior sacrificio en mataderos de Aragón y Catalunya.

Todo ello a cargo de un grupo criminal organizado para la distribución y administración de sustancias prohibidas de engorde animal y posterior exportación de la carne a distintos países principalmente de Europa.

Como consecuencia de la información adquirida se realizaron inspecciones en más de 30 instalaciones y se tomaron muestras de pienso, agua, orina y pelo en explotaciones ganaderas, así como de carne en mataderos.

En septiembre de 2015 fueron detenidos dos ganaderos en la provincia de Huesca como presuntos integrantes de la trama, y en febrero de 2016 se constituyó un equipo de trabajo junto con Mossos d’Esquadra.

Los investigadores concluyeron que los ganaderos introducían en el alimento de los animales unas sustancias beta-antagonistas y de difícil detección, y posteriormente administraban dexametasona, en la última fase de crianza de los animales.

De este modo se conseguía un sobrepeso de entre 40 y 60 kilos por animal, lo que permitía obtener un beneficio extra por animal, ya que el precio de la carne en lonja es de unos cinco euros el kilo.

Los departamentos de Ganadería de las comunidades autónomas decretaron la inmovilización de las explotaciones ganaderas afectadas para evitar la distribución de carne de los animales engordados ilegalmente y el pasado mes de junio el Seprona detuvo al resto de componentes de la organización, supuestamente involucrados en la trama.

En 2015, según las estimaciones disponibles, se pusieron a la venta más de 1,3 millones de kilos de carne presuntamente engordada con productos ilegales y que podían ser nocivos para la salud en dosis altas.

La operación, que continúa abierta, se ha desarrollado principalmente en las provincias de Huesca, Zaragoza y Lérida, y tiene conexiones con otros países dentro y fuera de la Unión Europea, no se descartan nuevas detenciones.

Las diligencias instruidas junto con los detenidos fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción de Monzón, el cual decretó la libertad con cargos de todos ellos.

La operación ha sido desarrollada por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de la Comandancia de Huesca.

 

http://noticias.lainformacion.com/